Buscar este blog

miércoles, 1 de junio de 2011

MOTO 2012 (Versión a verso pelado)

Coca Cola

En las mismas tierras
que habitaron los exterminados puelches,
pampa de Llampilco y la indiada,
se tramaba el trauma
de una nueva era.


“Llegó Perón y se desató el caos”,
titulaban los diarios.
¡Se cagaban a tiros!
y las ambulancias
se cargaban a tipos.

Ya se venían los años
del meterle plomo, ¡Bang! ¡bang!...,
de las noches secuestradas en los Falcon,
de los dioses intangibles como siempre.
Época de mazos muy manoseados,
dados con poco azar y el cuanto
y cuantas posibilidades posibles
y Dios que era mano, ¡de yapa!



Fue en tiempos de estos estragos
cuando nació el Juan,
Juan de Lamoto.

Eran tiempos del cuco, del viejo de la bolsa,
de los truenos con refusilo y
del ojo de la tormenta
que arrastra juguetes
hasta las bocas de tormenta.
Eran tiempos por la Coca Cola,
el sánguche de chorizo
y las papas fritas cortadas en Balcarse;
en un eterno retoro a la Fiesta del Ternero
y a las manadas de asados.





El oráculo y la moto


“Hubo loas para Alfonsín y
algunos cánticos antimilitares”,
titulaban sin titubear los noticieros.

Mientras tanto el Juan
volvía a su casa con el
cuaderno de comunicaciones lleno,
porque puteaba a Dios y
a María Santísima
y escupía a los compañeritos.

Y los dioses seguían intangibles,
y espantantes como niños.
Y su mamá
lloraba porque la maestra
con cara de oráculo predecía
que el Juan sería un casi
eterno habitador del tercer grado.
¡Pero mentiras!, a los ponchazos, pero pasó.
Y dicen que era el mejor con la honda,
allá en el Embarcadero y
que le gustaba jugar en la mítica
cuadra de la zanjita.
Y a la zanjita según el más viejo
del barrio la creó Satanás allá
por el año en que el más viejo
del barrio perdió una pierna
en una guerra,
pero el más viejo cree que
Satanás bajó con un palo
para castigar al hijo del del
garaje porque se bajaba
dos vinos tintos por hora,
entonces furioso pegó un chutazo
y volaron los yuyos y el barro.
Y dicen que un pibe,
de unos cinco años, que decía ser Dios
y a los más pavos les ordenaba ser un juguete
y que “maten los sapos
a piedra de hondazos”.
Y también decía que él sabía
quién sabía quien fue el que se
robó los ochenta pollos de los Franco.
Y ya se venían los tiempos
de los muchos jinetes
de la democracia. Las urnas bien abiertas
de ginekokracia.
“¡¿Y el patrimonio del matrimonio?!”,
preguntó uno.
Primero el menemato vende y debe.
Y la Argentina entra en la era
digital, se roban todo.
“Este país siempre fue
un viva la pepa”, dijo otro.

Y el despido y el despique.
Y el pueblo ni fu ni fa.

Y el Juan sufre y se recorre
todos los trabajos en negro,
¡le pagaban chauchas!,
y lo corrieron patrones forros
como el Tarta Contino.

¡Oh!, hijo del gran Crédulo¸
cuentan algunos que contaban algunos
cuando te fugitivas
a uña de buen caballo,
en tu rampante Zanella 50 roja
y quedaba el zorrerío
mirándose como estúpidos.
“Ese pibe se va hacer la cabeza”, dijo uno.
“La multa que se la metan en el orto”, dijo el Juan.
Y se iba haciéndose el Randy Mamola.
Y se iba y esperaba a la flaca
en la esquina¸ porque los padres
de ella no la dejaban salir con ese.
(De yapa se había hecho
unas mechitas rubias. Y
todos los que andaban en moto
se habían hecho mechitas).
Él el primer día le dijo
“te quiero” con tal
de poder pincharla
(Años de espermomancia
anunciaban noviazgo para años). Después
ella le pidió que la llevara a pasear
en moto por el centro
para que todos vean
que eran novios de verdad.


Y un sábado la llevó a mirar
“Los sospechosos de siempre”
(esa que trata de la mafia
de la droga y que hay uno
que es el jefe de toda la mafia
pero nadie lo ha visto pero
cuando escuchan su nombre Keyser Soze
se cagaban hasta las patas y
hay un tipo que lo conoce
y cuenta sus historias
hay una que un grupo contrario
entra a la casa y viola a su mujer
delante de los hijos
cuando llega Keyser Soze
mata a todos los tipos y
también a su propia mujer y a sus dos hijos.
El caso que la policía lo busca a full.
La película termina cuando
uno del FBI le toma declaración
al tipo este, que conoce a Keyser Soze
que es un rengo medio tonto
protagonizado por Kevin Spacey
el que hizo de malo
en “Pecados Capitales”
este le cuenta una historia
con lujo de detalles al agente
y después lo dejan ir
cuando se va al toque
el agente se dá cuenta
que inventó toda la historia
mirando la cartelera de la oficina
y que Keyser Soze es él
Kevin Spacey ya en la calle
apura el tranco y comienza
a caminar re bien
agarra y se sube a un Mercedes negro).
Un peliculón.

Y él para el cumpleaños le regaló
una coneja de peluche rosa
que compró en el todo x 2.
Y ella leyó que los de libra son
re buenos y que son la pareja ideal
para las de Piscis. Pero que cuando
les agarra el viarazo...





La matanza de los conejos


Hubo Lucas Prodan,
hubo la masacre de Ramayo,
hubo la disco Keivys,
pero un día murió Rodrigo el Potro
y entristeció a el Juan.

En toda guerra hay bajas,
pero el soldado urbano era de los que
se la tomaban con soda y la dejaban pasar,
“mañana será otro día”:
la alarma del celular a las 7,
jeans, suéter finito, zapatillas de lona,
la billetera sobada con cambio de cien
y a sudar la frente.
“Era verano a la tarde y yo
manejaba un Dodge,
en Boero al 100 subo a una vieja y
conversamos las cinco palabras
sobre el calor y
en la primer esquina se abre la puerta
(siempre las puertas se abren
en la primer esquina) y
se me cae la vieja, pero
alcanzo a manotearla de una teta,
gritaba, si que gritaba.
Se me zafó y toda esa piel
floja y gomosa se metió
entre la rueda. Tuvimos
que sacar la rueda para después
poder sacar a la vieja”.
Esta siempre la contaba el Juan.

Y se resignaba a sobrevivir y
a competir y a consumir
y a consumirse.
Y no resignarse hubiera sido
masacrarse. Los inresignables
se escondían en la política y
las miserias y en la mierda
y en el miedo y las mentiras.
Y las traiciones. “Cobos gorila
te cagaste en La Argentina”,
se alcanzaba leer el graffiti
abajo de la cal en un paredón de ladrillos.

Y el Juan decía que todos los políticos
eran todos chorros y unos hijos de puta.
Y a veces imaginaba que entraba
al Concejo Deliberante vestido
con sobretodo largo y
a bajo un par de bombas caseras
hechas con un trapo, una botella y
nafta y detergente y además
una ametralladora
para hacerlos teta, ta ta ta ta ta ta ta ¡

El pez por la boca muere y
fuera de la heladera
la carne de pescado se abomba.

“Y para esos que le doran la píldora
al intendente, ¡también va haber!”, decía él.
Toda la esperanza del Juan
era el Quini 6:
02 07 15 24 33 38.
Lo que pasa que el
que la peleaba todos los días
no tenía tiempo de ponerse a pensar
en ideologías y esas boludeses,
había que vivir y listo.
Seguir tirando para no vender la escopeta.
Como Homero
que se tomaba unas Duff
tirado en un puf y
le chupaba un huevo todo,
o como otros que querían hacer yoga
para que todo les chupara un huevo
o como Cocoliso
que se tentó con la cosa budista,
pero no le duró mucho
y se volvió a la egoísta.

El enemigo era omnipresente
y todo poderoso y herbívoro,
uno el alfa y otro el alfalfa.

El soldado urbano fue
monotributista moroso,
piojo sin resucitar,
habitador de Quierolandia,
y comprador en cuotas de
lavarropa, dvd, computadora
y sommier en Hendel.
Fue la época del fin
de las estrategias, el fin del ahorro.
Todo era hoy, todo ya.
Aunque costara un ojo de la cara.

Además sus vecinos tenían:
hijas de aborígen para barrer la vereda,
chica para cuidar las nenas,
mujer para limpiar la casa,
señora para cuidar la abuela.
Y domingos de Play Station III,
contra tardes de Tetris y la misma
historia del gran Mario Bross,
combatiendo contra las
tortugas y las lechuzas gigantescas.
Mario el desdragonador de Detroit.
De la envidia que le daba
a veces no pegaba un ojo
en todas las noches,
por eso él les robaba el diario
en todas las mañanas,
solamente por el suplemento.
En una pared del cuartel
de bomberos de Detroit
había este poema:

Prophecy

Called the horrid cry of a trumpet
Volunteers fire tamers.
They wear fireproof armor,
Ax and the whip of water
Mounted on light red horses
Neighed of staggered clines.
They enter strong and fearless
In the angry jaws full of fire.
They can off the sun,
Always return victorious
Invincible army that killsdragons.





Salvados por el Batman

El Juan fue inquilino inquieto.
Él fue del gremio de
los desocupados de la angosta
angustia del fideo blanco.
¡Pero que no faltara en el baño
talco para los testículos,
el fascículo de pesca y fósforos!
El inodoro cada vez perdía más
y no se llenaba nunca.
El plomero no quiere ir
para hacer esos trabajitos chicos.

Me acuerdo un fin de semana
que nos fuimos a tirar unos tiros,
pasando la Loma de Sanders
a cazar unos ñandús,
y ya que estábamos le carneamos
dos ovejas a los Trelaun.
Veníamos tranqui, fumando
y escuchando un casette
de Larralde cuando nos pararon
los milicos, menos mal eran conocidos
de Juan y arreglamos
con un poco de carne y
unos sánguches de paleta y queso.
“Se anotaron un poroto muchachos”,
dijo uno y se fueron chochos.
Entre la milicada andaba
el que le decían el Batman, que antes
ya lo había bancado cuando
un día tuvo problemas
con uno de los de Guarino,
esos iban siempre calzados
y cuando se chupaban era para cagada.
El Juan era de pocas pulgas
y le metió tantas manos al Guarino,
que en el hospital,
la madre lo tuvo que olfatear
para saber que era él.
Después lo andaban buscando
el hermano, el cuñado,
el Peligro Videla, el Cuico,
el Abuela y los otros amigos
para darle una biaba.
Si se lo cruzaban de a uno
en la calle no le decían nada,
además solos no valían nada,
pero en el baile andaban todos juntos
y se hacían los cojudos,
hasta que un día los agarraron
el Batman y el Robin y
se les terminó las ganas de joder.





Las bajas


En toda guerra hay bajas.
Algunos cuentan que contaban otros:

Cuando el Cocina Alietti,
el de los enormes rulos,
en la esquina de Belgrano
y San Martín,
mató a dos porque los rulos
le taparon a visión.
Cuando murió de SIDA
el novio del peluquero
(pan con pan comida de sonsos).
Cuando le dio cáncer
a la Mariposa Bruno,
por usar bronceador Hiroshima,
cuando unos chorros
lo mataron de prepo
al gaucho Farías,
después que les hizo de comer.
Me acuerdo una cuando kempes
lo agarró de cerca al arquero y lo fusiló.
Cuando el chiquito de los Moriamés
se murió porque no lo llevaron
a curar el empacho.
Cuando la sequía azotó tanto
que las vacas se comían pastos malos
que las afiebraban y secas
las aguadas se morían a puñados.
Dicen que en campo santo
un cordero pasando alambrados
se los cortó como Melitón
O cuando lo de los ochenta pollos
de los Franco. Que el Juan algo sabía,
pero siempre decía que el Batarás no era,
y que ni era cosa de los que se han ido
sino cosa de abducidos.

En toda guerra hay bajas.

Como cuando, decían, la influencia
de la luna engripaba
humanos a rolete
y los que estaban feos
se en barbijaban el astrolabio.
Fue cuando José Gencarelli,
el de enorme panza,
aprovechó la volada y
se cortó las venas.
En aquellos tiempos todos
los que aprovechaban la volada
se cortaban las venas.
Como le pasó al Chapita Etcheverría
después que se juntó
con una paraguaya del cabaret.
Que hacía bastante que ya no
trabajaba ahí, en ese lugar,
y se puso en la casa un puestito
de “sexo horal”, como decía ella.

En toda guerra hay bajas.

Como cuando la cacería de heavys
(seres pálidos y abúlicos cubiertos de
dibujos macabros y metal plateado barato).
Les clavaban una estaca en el pecho
y la marihuana salía por el buraco
o también los mataban tarareándoles
“Laura” de los Damas Gratis.
¡No los maten, no los maten!,
gritaban las de Panda.
Como cuando el piquete de los 300
donde no quedó un solo camionero
para contarla.





La polio y el mono


Mientras en estas tierras
todo parecía pasar de castaño oscuro,
al norte seguían
las grandes competencias de ficción,
de los amediocreados dioses
que se mataban por el rating
y por el fútbol. La TV desinformaba
y uniformaba y
todos quedaban bien standby.

(Obsequio equino).

Todos bien homogéneos
ese era el plan de los homo genios.
Una vez también este pueblo tuvo un plan,
y hasta tuvo un gran canto de guerra
para hacerlos mierda:

Oíd mortales el grito sagrado
Libertad, libertad, libertad:
Oíd el ruido de rotas cadenas:
Ved en trono á la noble igualdad.
Se levanta a la faz de la tierra
Una nueva y gloriosa nacion
Coronada su sien de laureles,
Y á sus plantas rendido un Leon.
Sean eternos los laureles,
Que supimos conseguir:
Coronados de gloria vivamos
O juremos con gloria morir.
De los nuevos campeones los rostros
Marte mismo parece animar:
La grandeza se anida en sus pechos:
A su marcha todo hacen temblar.
Se conmueven del Inca las tumbas,
y en sus huecos revive el ardor,
Lo que ve renovando á sus hijos
De la Patria el antiguo esplendor
Pero sierras y muros se sienten
retumbar con horríble fragor:
Todo el pais se conturba por gritos
De venganza, de guerra, y furor.
En los fieros tiranos la envídia
Escupió su pestífera hiel,
Su estandarte sangriento levantan
Provocando á la lid mas cruel.
¿No los veis sobre México, y Quito
Arrojarse con saña tenaz?
¿Y qual lloran bañados en sangre
Potosí, Cochabamba, y La paz?
¿No los veis sobre el triste Caracas
Luto, y llantos, y muerte esparcir?
¿No los veis devorando qual fieras
Todo pueblo, que logran rendir?
A vosotros se atreve Argentinos
El orgullo del vil imbasor:
Vuestros campos yá pisa contando
Tantas glorias hollar vencedor.
Mas los bravos, que unidos juraron
Su feliz libertad sostener,
A estos tigres sedientos de sangre
Fuertes pechos sabrán oponer.
El valiente Argentino á las armas
Corre ardiendo con brío y valor:
El clarin de la guerra, qual trueno
En los campos del Sud resonó.
Buenos Ayres se pone á la frente
De los pueblos de la ínclita union,
Y con brazos robustos desgarran
Al ibérico altivo Leon.
San José, San Lorenzo, Suipacha,
Ambas Piedras, Salta y Tucumán,
La Colonia y las mismas murallas
Del tirano en la banda Oriental;
Son letreros eternos que dicen:
Aquí el brazo argentino triunfó,
Aquí el fiero opresor de la Patria
Su cerviz orgullosa dobló.
La victoria al guerrero argentino
Con sus alas brillantes cubrió,
Y azorado á su vista el tirano
Con infamia á la fuga se dio;
Sus banderas, sus armas se rinden
Por trofeos á la libertad,
Y sobre alas de gloria alza el pueblo
Trono digno á su gran magestad.
Desde un polo hasta el otro resuena
De la fama el sonóro clarin,
Y de América el nombre enseñando
Les repíte, mortales oid:
Ya su trono dignisímo abrieron
Las provincias unidas del Sud.
Y los libres del mundo responden
Al gran pueblo argentino salud.
Sean eternos los laureles,
Que supimos conseguir:
Coronados de gloria vivamos
O juremos con gloria morir.



“Para que tachen a la Thatcher”.
Así dijo uno de bigotes
y arma recortados,
mientras miraba en un Hitachi
color como se morían
los últimos héroes
de la gran guerra del Atlántico Sur.
Y algunos de ellos picoteados
por los gansos del general inglés.
Ahora de esta no nos saca ni He-man,
pensaba un pibe, mientras con sus
compañeros de trinchera cantaba:

El universo ya está protegido
por el poder de Grayskull.
Con secretos poderes,
de este gran castillo,
He-man luchará hasta el final.
He-mannnn!






Tirada de goma

Tuvieron que sacar la goma
para después poder sacar a la vieja.
Mientras, en estas tierras,
pampas de la trampa,
el Juan escapado de su casa,
bien camisadito,
había dicho que iba a un asado
con los chicos del remis
y se fue a bailar cumbias.
Se relojeó dos o tres minitas y eligió.
Y se le calentó la muela
con una veterana que decían
tiraba la goma un bolazo.

-¡Y que la gente hable! Pensaba él.
(A la gente le gustaba andar diciendo
que el martillero Corrales
se clavó un puto.)
¡Y que vengan las plagas de hemorroides!
- ¡Siempre tan efectivo¡
- ¡Ya se verá el día que descarnemos¡
- ¡Callate¡, toco madera. Se decía él mismo.

La flaca se quedaba cuidando
las nenas y además el domingo
tenía que trabajar.
Se quedaba mandando mensajitos
con Analía.
“Te acordás cuando
te presté la
remerita fucsia de
salir y me la
devolviste como al
mes con ese
olorcito a Impulse.
la que subrayaba
las fotocopias era yo.
Vos me dijiste
tonta no ves que
te queda mejor
el pelo suelto así
y te sacaste la
colita”.
Ella se quedaba
levantada esperándolo
aunque tardara años en volver.
Ella desconfiaba y
además con la llenada de cabeza
que le hacían las amigas…
Así que se fue con una que tiraba las cartas
que era un bolazo.
“Agarrá una foto, enterrala bien bien
abajo junto con un ajo
y echale dos o tres gotas de kerosen”, le dijo.





La traición
Pasando el acceso Perón,
cuentan que una máquina
traicionó al hijo del gran Crédulo.
Al que ya una ves lo salvó
un tal Santos Airbag,
tuvo un santo aparte esa ves.

Yendo para Mar del Plata
la banquina estaba llena de santuarios
del Gaucho Gil. Pero no hay ni uno
en la ruta que va a Tandil,
zona de los Barrientos,
fugitivos rurales también.
No se sabe por qué
algunos le dejaban plata
y otros un cigarrillo prendido
al santo bandido.

Esta ves lo llevaron, como tiro,
con los doctores del Interzonal,
Afuera los ringtone impacientes
y emoticones con los ojos llorosos,
Y en la intensiva terapia
un paciente se parecía a él,
pero el Agente Smith
en menos de lo que canta un gallo
lo encontró y el teléfono quedó sonando.
Nadie pudo resetear esta historia,
ni cibernícolas ni cavernícolas.

Ahora las hormigas se reúnen en círculo
sobre la marca que dejó su tasa
que dice: Feliz día papá.

Todos hechos mierda
y los helechos en el florero.
Igual eso no parecía un funeral
sino una resurrección.
Y dicen que estaba su destino
mal programado.
- ¿El entierro o la levitación?
- ¡No!, el destierro
y una eterna bufanda beige.
Horóscopo para libra:
“Intente cuidarse, ya que, si tropieza,
los que dependen de usted
caerán al mismo tiempo. Mejor
tomar las riendas de una complicada
situación y ejecutar transformaciones
drásticas. Si da un golpe de timón
se salvará del temporal.
Poco a poco cesan las
incertidumbres e inseguridades
sobre su futuro.”

Dicen que nada fue igual en el remis.
No hubo más asados
ni desguace de autos
ni merma de los chorizos.
“Mañana será otro día”.
(posibilidad A).




Cruzando la ruta 50

Se dice que el Juan anda
en la Internet
(Posibilidad B).
Que está vivito y coleando.
Que lo vieron en el auto
con Dante Garcia yendo
como para el nuevo infierno,
donde está toda la nafta.
Lo dijeron el lunes
unos curas de la orden
de los Webones
que chateando con Dios
le contaron eso y
también la que se viene.
Los apocalípticos lo llaman el ébola
on-line,
los cibernícolas lo apodan el Cristo
on-life.

¡Backup, backup al grandísimo Juan!

Se lo culpa de cosas re pelotudas:
como haber hecho que un emo
se corte las venas sobre la notebook.
Comentario: dio con la tecla
esta ves el infeliz. Anónimo
También de ser amigo de un
pedófilo que tiene un blog de vinos.
También de ser fanático
de Crónica Virtual:
“La llegada de tantas traviesas jóvenes
llama la atención de los clientes y
eso a las travas viejas
les da por las pelotas”.

Se dice que a la mañana temprano
se lo puede encontrar en
www.tanteotokioytocoarroz.com ,
ahí a hecho amistades con un japonés
gay, con geishas
que masajean terneras de Kobe,
con un samurai que te corta
el melón de 200 euros,
con unos que me parece
andan mafiando feo,
y con un pibe de Salta
que es de la tribu de los Otaku,
amantes del animé y
de todo lo japonés,
que usan unos pantalones
con corte oriental y camisa
de manga corta sobre otra
de manga larga cerrada hasta el cuello,
anteojos y pelo largo como Dragon Ball Z.

Los viernes después que la gente
sale del trabajo está metido seguro en
www.culoconarandela.com
ahí se codea con sirvientas de famosos,
con un tal Silvano Anchorena
que usa un bull dog,
con unas shoppinnautas
siempre listas para el lifting.
Dígale chau a esos rollitos demás
con el te chino del doctor Ming.
O sea un robot gordo, chocho,
con ocho rollos.
También parece hay cierta
sex-appeal con una chetita
del centro que conoció
en facebook.
La barby se pone de los peloooos
cuando lo encuentraaaa
en la páginaaaa de Petaaaa Wilsoooon.
Orgasmatrón en
www.xtube.com
nada más que para autobots
y coches tunning.

¡Backup, backup al grandísimo Juan!

Tiziano –Hacete el eva-test
acá en casa… no me quieras
enroscar la víbora… puta.
Él dice que nunca escribió “puta”.
Ahora todo es culpa del Juan.

El Juan, de curioso y metido como siempre,
el otro día se mandó a
www.biaba.com
y lo surtió uno que en
la otra vida fue barra.
Re indignado se fue a
www.forodeseguridad.com
Le dijeron que se joda por pelotudo
y que mejor tenga cuidado con:
1) La llegada del circo
que les viene como anillo al dedo
a los chorros y te van a vaciar la casa.
2) La china del super
que siempre te caga con el vuelto.
3) Los gitanos, que si entran al super
vas a tener que andar a cuatro ojos.
4) Dejar afuera del super la bici
desatada.
El presidente del forro
tiene las empleadas del super en negro
y se anda fijando en los demás.

Lo que extraña horrores
es el mate y el morfi.
Ahí son todos poschoripan,
además el hombre posorgánico
nada más come postre.

Los entendidos opinan
que la Red no es para el rebaño,
que al Juan habría
que darle el espiante
antes que los haga quedar
mal a todos, habría que freezarlo.
Alcor Extension Life Foundation:
neuropreservación criogenética.

El Juan se enteró
que la fuerza electromagnética entre dos electrones
es aproximadamente un millón
de billones de billones de billones
(1000000000000000000000000000000000000000000)
de veces mayor que la fuerza de gravedad.
Que el núcleo ocupa el
0,000000000000001 %
del volumen del átomo.
El resto es vacío.
Nano significa
1 dividido 1.000.000.000



Manifiesto:
es hora de analfabetizarnos
nosotros los poetas,
¡la letra ha muerto!
www.poemasdelapala.blogspot.com
¡Backup, backup al grandísimo Juan!

1 comentario: